¿QUÉ ES REALMENTE?

El talento se puede considerar como un potencial de aptitudes que pueden llegar a desarrollarse. Es una manifestación de la inteligencia emocional y es una aptitud o conjunto de aptitudes sobresalientes respecto de un grupo para realizar una tarea determinada de forma exitosa. A su vez puede ser heredado o adquirido mediante el aprendizaje.

Según la RAE, el talento define a la persona inteligente con aptitud y capacidad para el desempeño de algo. No obstante, se hace necesario aglutinar a esta acepción los componentes inherentes a la condición humana y ampliar su sentido. De este modo, comprende también competencias como habilidades, conocimientos y actitudes, así como experiencias, motivaciones, intereses, potencialidades, salud, etc.

En general, las organizaciones hacen un esfuerzo considerable por atraer empleados a su empresa. Sin embargo, no dedican los recursos y tiempo necesarios para la retención y el desarrollo de los mismos. Su gestión más apropiada debería formar parte de la estrategia de negocio y ejecutarse en los procesos diarios. No compete exclusivamente al departamento de recursos humanos. Tal labor debe ser practicada en los puestos de responsabilidad de la organización. Y debe formar parte de la función de directores y ejecutivos el posibilitar el desarrollo profesional de los empleados a su cargo.

LA GESTIÓN DEL TALENTO EN LA EMPRESA

Es la capacidad para atraer, motivar, fidelizar y desarrollar a los profesionales más competentes, más capaces, más comprometidos. Y, sobre todo, su capacidad para convertir el talento individual en talento organizativo.

La gestión del talento no sólo debe implementarse en la vertiente de dirigir a personas de alto-valor o muy capaces. También al denominado talento en general, ya que toda persona tiene algo de talento que requiere ser identificado y liberado. Desde la perspectiva de la gestión del talento, las evaluaciones del desempeño tratan con dos temas importantes: el rendimiento y el potencial. El rendimiento ha sido siempre la herramienta estándar que mide la productividad de un empleado. Sin embargo, es necesario enfocarlo hacia el potencial del empleado por las implicaciones que tiene en su desempeño futuro (siempre y cuando se fomente el desarrollo apropiado de sus habilidades).

REPERCUSIÓN PROFESIONAL

Según los autores Werter, Davis y Guzmán las modernas estrategias corporativas deben disponer de un adecuado equilibro de talento. Para ello, han sugerido el implementar planes que permitan desarrollar la carrera profesional de sus elementos a la par de la misma organización.

La productividad es el problema al que se enfrenta la empresa y el personal es una parte decisiva de la solución. El talento humano proporciona la chispa creativa en cualquier organización. La clave está en las personas, ya que actúan en toda la cadena de valor y son las encargadas de diseñar y producir los bienes y servicios. Corresponde a directores y ejecutivos, como gestores de talento, influir en esta relación entre la organización y sus empleados. Es crucial asimismo ubicar al trabajador en una posición donde sus habilidades sean óptimamente utilizadas.

En definitiva, en ocasiones se confunde la gestión del talento con la gestión del conocimiento, la gestión de competencias y la gestión de los recursos humanos o del capital humano en general.

NUESTRA APORTACIÓN

Nosotros hacemos posible tu determinación de mejorar en la gestión de tus responsabilidades y solucionar los inconvenientes que te impiden avanzar en tu desempeño profesional. Así mismo, te guiamos para gestionar el talento de las personas de tu organización.

Adelante, consúltanos de forma sencilla y descubre hasta dónde puede llegar tu potencial.

Puedes ver los detalles del servicio de consulta.