La ansiedad se define como una situación de espera ante un temor sin concretar. Esta suele derivar en la angustia, siendo un estado de excitación con efectos somáticos. Los síntomas de ansiedad más frecuentes son el sudor extremo, temblores, taquicardia, tensión muscular, etc.

La ansiedad, según diversas investigaciones, tiene dos manifestaciones:

– Una cognitiva, de pensamientos preocupantes, pues la ansiedad es una situación de “espera”.

– Otra somática (relacionada con la angustia) evidenciada por los síntomas fisiológicos típicos anteriormente apuntados.

Por ejemplo, se ha descubierto que el problema principal de las personas que padecen insomnio no es la excitación somática, sino los pensamientos intrusivos.
 

LA PREOCUPACIÓN COMO DETONANTE DE LOS SÍNTOMAS DE ANSIEDAD

En un mayor detalle, encontramos la preocupación como núcleo fundamental de la ansiedad. Desafortunadamente, es difícil detener este proceso una vez iniciado. La preocupación constituye un ensayo donde consideramos las distintas alternativas de respuesta posibles. El problema surge cuando la preocupación se hace crónica y reiterativa, siendo un asunto recurrente de forma continúa sin ocuparnos nunca de encontrar una solución positiva.

La preocupación crónica es incontrolable. Genera ruido constante de ansiedad, bloquea todo razonamiento y avoca a la persona a una actitud unilateral y rígida sobre el asunto que le preocupa. La preocupación nos obliga a destinar tiempo y energía en un problema, desatendiendo otros ámbitos de nuestra vida.

Este círculo vicioso de la preocupación resulta especialmente complicado en las personas muy aprensivas. Tal proceso refuerza la idea de estar en una constante defensa ante posibles episodios amenazantes. De hecho, estas personas presentan una “adicción” a las preocupaciones. A cada episodio se va encadenando una serie de acontecimientos, la mayoría con escasas probabilidades de que sucedan, ocupando la mente de la persona constantemente.

Tener problemas es inherente a la vida misma y no se puede evitar tener preocupaciones pero sí se pueden relativizar.

Por lo tanto, la clave está en cómo nos enfrentamos a esos problemas. Si deseas conseguir resultados positivos, entonces ten pensamientos positivos, ¿no te parece?
 

NUESTRAS RESISTENCIAS AL CAMBIO

Las personas poseemos la voluntad como herramienta de autogestión para hacer frente a reacciones emocionales y posibilitar el cambio necesario para superar con éxito las adversidades. Sin embargo, todos tenemos dificultades para cambiar.

Cambiamos en muchos aspectos porque cambiamos de edad, de imagen, de lugar. Pero en lo esencial, en la forma de pensar, en los valores, en los sentimientos, en ciertas conductas, hay cosas que sí que son difíciles de cambiar. En algunas personas, estas dificultades son mayores y viven la vida en un constante estado de ansiedad y estrés.

Aparecen barreras revestidas de excusas para no cambiar “no puedo”, “no tengo tiempo”, “yo soy así” y un largo etcétera. Las consecuencias de dicha resistencia pueden ser muy negativas, manifestándose con enfermedades, accidentes, dolencias físicas, malas relaciones con la pareja, la familia, los amigos y el trabajo.
 
síntomas-de-ansiedad-no-mas-excusas

El camino no es fácil y se necesita tiempo, esfuerzo y vencer nuestras propias excusas. Sin embargo, debemos tomar el timón que guíe la consecución de nuestras metas y no permitir que nuestro futuro personal y profesional lo decidan otros.

Esperamos que estas palabras sobre los síntomas de ansiedad te sean de utilidad. Si lo has encontrado interesante, tienes disponible más información en los siguientes enlaces:
 
CAUSAS DEL ESTRÉS MÁS IMPORTANTES

CONSECUENCIAS DEL ESTRÉS

SÍNTOMAS DEL ESTRÉS LABORAL
 
En talento directivo ofrecemos soluciones profesionales a los inconvenientes del estrés laboral y ansiedad para que mejores tu vida y avances laboralmente. Nuestros conocimientos y experiencias comprobadas en la práctica diaria te ayudarán eliminar efectos indeseados y sentirte mejor. Cuanto antes se actúe deicidamente, antes remitirán los síntomas y se evitarán situaciones más graves. Los beneficios serán inmediatos y duraderos. Podrás conseguir tranquilidad y bienestar así como sentirte más relajado, energético, optimista y saludable. Las demás personas así lo percibirán y hará que te sientas valorado. Los resultados te afectarán a nivel personal, profesional, de pareja, familiar y social.

En nuestro enfoque hacia la excelencia del servicio, será gratis si consideras que no es de utilidad para ti. No tienes nada que perder y mucho que ganar, ¿no crees?

¡Anímate a probar nuestro enfoque diferente! Puedes ver los detalles del servicio de consulta.