El estrés es inicialmente un proceso de adaptación al entorno. Si se produce un cambio o percibimos una amenaza, nuestro organismo se activa para hacer frente a la situación. Una palabra clave es “percibimos” pues dependerá de nuestra interpretación dicho sentimiento de amenaza, independientemente de si es real o imaginario. En la sociedad actual, las causas del estrés más importantes procederán de nuestra percepción.

Así pues, para tu cuerpo, el estrés es sinónimo de cambio (“bueno” o “malo”) y provocará estrés cualquier cambio en tu rutina diaria, cualquier cambio en tu cuerpo y salud e incluso cambios planeados o imaginados causan tanto estrés como los cambios reales. Sin embargo, habitualmente asociamos el estrés como sinónimo de preocupación.

causas-del-estres-ritmo-vida

Por ser el estrés es una emoción bidireccional, puede causar tanto reacciones positivas como negativas. Lo deseable sería poder utilizarlo en nuestro propio beneficio, controlando así su nivel, no siendo insuficiente (nuestro rendimiento y eficacia serían escasos) ni tampoco elevado (perderíamos la capacidad de rendimiento y eficacia). Pero esto no es tan sencillo.

La respuesta del organismo a una situación percibida como una amenaza consta de tres fases:
1. Fase de alarma: ante el estímulo exterior percibido, el organismo moviliza todas sus defensas.
2. Fase de adaptación: el organismo acopla su respuesta a las exigencias de la situación y las hormonas liberadas vuelven a la normalidad.
3. Fase de agotamiento: se origina cuando la fase de adaptación no se produce (la respuesta es desproporcionada frente al estímulo) o el agente estresante sigue actuando durante un periodo excesivo.
 

¿CÓMO INFLUYE LA PERCEPCIÓN EN EL ESTRÉS?

La suma de todos los estresores constituye la dosis de estrés del individuo que lo padece. Y la influencia de cado de uno de ellos depende de su: frecuencia, duración, intensidad y complejidad.
Cada persona posee una dosis estrés diferente al resto debido a la subjetividad de la percepción de cada situación. Y dicha percepción es debida al aprendizaje que posee cada individuo distinto del resto a la hora de enfrentarse a una situación. Asimismo influyen las experiencias similares anteriores y las expectativas en dominar la situación así como el momento de esa percepción.
 

CAUSAS DEL ESTRÉS MÁS IMPORTANTES

Son numerosos los estresores, tanto laborales, como extra laborales (menos conocidos pero igual de importantes) que inciden en nuestro nivel de estrés:
– Individuales: sobrecarga de trabajo, roles en conflicto, responsabilidad, desarrollo profesional
– Relacionados con el equipo: falta de cohesión, conflicto o apoyo deficiente del equipo
– Organizaciones: ambiente y entorno de trabajo, nivel de responsabilidad, influencia el liderazgo
– Extra laborales: familia, economía y finanzas, grupos de referencia, toma de decisiones.

Continúa en:

CONSECUENCIAS DEL ESTRÉS

También te puede interesar:

SÍNTOMAS DE ANSIEDAD